Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
No es lo mismo
 
 
 
 
   
 
No es lo mismo PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
03 de Septiembre de 2015
El pueblo, los ciudadanos, inermes ante tanta felonía, indefensos, a pesar de tantos tribunales y comisiones de gobierno
En los años noventa, en plena guerra de poder entre “renovadores” y “guerristas”, José María Benegas rechazó el ofrecimiento de Felipe González para ser ministro y prefirió mantenerse como secretario de Organización del PSOE.
Benegas, representante por excelencia del ‘aparato’ socialista, no quiso ser ministro porque si algo le caracterizó políticamente fue su carácter conciliador y su gran capacidad de negociación. El aparato, en esos momentos, era la infraestructura que cohesionaba y daba firmeza, a la organización. Muy lejos de la “mesa de camilla”, posterior, y la franquicia, incluso ni eso en la actualidad.
Benegas estuvo en todas las negociaciones importantes desde la restauración de la democracia. Siempre que hacía falta un negociador, en el PSOE se pronunciaba un nombre: José María, Txiki, Benegas.

Su rectitud, su disposición al partido, su pocas ambiciones públicas-políticas, hicieron, que su nombre, entre los socialistas y los que no lo eran, despertase el respeto de un hombre dialogante y trabajador.
Siempre habrá alguna persona o cosa, que desde su propia ignorancia, incultura o analfabetismo político, estén viviendo de unas siglas, sin tener una mínima referencia de su trayectoria.
Al respecto, en Sanlúcar, desde el muñeco diabólico, su primo elirobocop, el garciman, recordman universal de cruzar puertas giratorias, y sobre todo la “ picodoro”, fiel ejemplo y deleznable de falta de respeto al pueblo, engañándolo reiteradamente, debido, supongo cuestiones de epigenetica, y sin escrúpulos.
Desde el “apaño”, de la dimisión como alcaldesa, en sus miras miopes de altos cargos, y en pago a la familia del arcipreste municipal, hasta presentarse a unas “elecciones” al gobierno municipal, solo para ser presidenta de una administración ( que no lo es) decimonónica y franquista.  Es el: papá yo quiero ese sillón, y con taburete para subirme incluido.
Finalmente, por ahora, y no traten de buscarlo en ese montón de papeles entintados que  Ud. está pensando, coloca al hijo, del encargado de hundir agrupaciones con sus gestoras, incluida la de aquí.
Pero no puede, y aquí, tiene que haber algo más, en la reiteración de alguien, ya contratado como asesor, cesado, por incompatibilidad de su empresa con el puesto, y ahora a la dipu, y puedo asegurar, por la información que me llega, que es un donnadie. Como se dice por estos lares: no sirve ni para estar escondido.
El pueblo, los ciudadanos, inermes ante tanta felonía, indefensos, a pesar de tantos tribunales y comisiones de gobierno.
Si alguien no ha leído el título de estos garabatos de ideas: No es lo mismo. Comprenderán pienso yo, que las leyes indudablemente están hechas y adecuadas por los políticos; y si viene alguien y lo denuncia, tendrá la respuesta de los bienaventurados y necesitados.
 
Los contratos de amiguetes consisten en que si Manolito, hijo  de Don Manué sabe inglés, ruso y además es fisioterapeuta, pues nada, sacamos una oposición para la policía local con el inglés, el ruso y conocimientos de fisioterapia como requisitos.
 
La corrupción de la política no tiene nada que ver con la moral, o la laxitud de la moral, de diversas personalidades políticas. Su causa es meramente material.
Emma Goldman
Maestro Liendres                                                                          
 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.