Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Turismo en Sanlúcar "Lo damos todo"
 
 
 
 
   
 
Turismo en Sanlúcar "Lo damos todo" PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
05 de Septiembre de 2008

Imagen activaJose Luis Zarazaga.-Finalizado ya el mes de agosto, mes vacacional por excelencia, me comentaba un compañero algunas de las carencias que se manifiestan en el lo que se conoce como actividad turística en nuestra localidad.
Sanlúcar, por desgracia, sigue manteniendo las mismas concepciones en materia turística, intenta así perpetuar la vigencia de las glorias pasadas: “ Feria, Fiestas patronales, Exaltación al Rio Guadalquivir, Carreras, etc.”

    Estando abocado al más irremediable del los exilios en Mallorca, un profesor nos decía “Sanlúcar de Barrameda, ustedes viven en un lugar privilegiado”. Cierto, se refería a la imagen que teníamos de Doñana. Todo esto nos lleva a considerar que nuestro pueblo nunca ha desarrollado la idea del Paisaje turístico.

  El paisaje, en estado natural u ordenado por el hombre, es un elemento geográfico y una condición imprescindible para el desarrollo de la actividad turística de nuestra localidad. Su papel varía según las motivaciones de los turistas que lo contemplan o que lo utilizan.

   Doñana, o como decimos con cariño en Sanlúcar “La Otra Banda”, actúa como decorado o fondo que es objeto de observación y consumo en función de mecanismos variables de percepción y representación que están ligados a nuestra cultura.

   Sanlúcar, aunque algunos no quieran verlo, posee una serie de atractivos  que se pueden definir como de valor histórico – cultural y que deben de actuar como escenario para un consumo turístico cada vez más demandado.

    Nuestro paisaje, debe de convertirse en el soporte funcional imprescindible para las actividades que desencadenan primero y realizan después las multitudes de turistas que acuden a nuestra localidad. No tenemos montaña, pero si disponemos de amplios espacios naturales para practicar el senderismo, el turismo ecuestre y como no el turismo fluvial.

   Sanlúcar no es solo manzanilla y langostinos, Sanlúcar es privilegio. Prerrogativa de disponer de un marco único para que pueda existir un turismo ligado a la cultura, la gastronomía, el sol, la playa y como no la práctica de todo tipo de actividades deportivas.

    Todo lo comentado suena a utopía, ¿pero no debemos de ser acaso todos un poco utópicos?.

   Me gustaría, si ustedes pueden, que visionen el video promocional de Sanlúcar de Barrameda “Lo damos todo”. Dicho vídeo vuelve a incidir en la potenciación de diversos escenarios ya , convirtiéndose el paisaje y los valores culturales  en imágenes estereotipadas de unos medios  de acogida para el turista, con expectativas de calidad y de ocupación del tiempo libre que no se corresponden con la realidad de nuestro pueblo.

   Para que nuestro pueblo pase a ser un lugar turístico de primer orden, no solo hace falta intentar vender imágenes calcadas, sin imaginación , pero  de cierto atractivo visual, para eso ya tenemos nuestro magnifico entorno natural, al que hay que cuidar como oro en paño, también tenemos el aislamiento que puede llegar a ser uno de los mayores atractivos para el turismo residencial.

    Necesitamos una capacidad real de acogida, que se materialice, en primer lugar, en la existencia de una red de alojamientos y de servicios de restauración  adecuada a las necesidades de la demanda. Sanlúcar no se puede permitir seguir vendiendo la falsa historia de los hoteles en Martín Miguel y mucho menos, mantener Bajo de guía en un estado de abandono deplorable. Bajo de Guía debe de ser la Puerta de Doñana y por ende el escaparate de nuestro pueblo.

    Sanlúcar tiene uno de sus mayores valores en la actitud favorable de su población hacia los visitantes, a los cuales acogen con los brazos abiertos, pero adolece de un desarrollo tecnológico y de unas infraestructuras que han de garantizar las comunicaciones y hacer posible los desplazamientos.

    Nuestro turismo depende igualmente de la estabilidad política de la localidad y sobre todo de las condiciones de seguridad, es necesaria la unión de todos y acabar con los enfrentamientos. Dado que el turismo no es un bien de primera necesidad, y ya lo hemos comprobado con la tan cacareada crisis, esta actividad resulta especialmente sensible a estas condiciones, de manera que son evidentes los múltiples ejemplos que existen para comprobar como cualquier problema de índole político “ Enfrentamiento con idea de propiciar el acoso y derribo a través de la turbidez del río”, o de deterioro de las condiciones generales de seguridad “Enfrentamiento con las Fuerzas de Seguridad teniendo como telón de fondo el Plan de Playas”, puede provocar una caída de los flujos turísticos.

    En definitiva Sanlúcar tiene un interés turístico que se puede definir como fluctuante y frágil, demasiado dependiente de los tópicos y en bastantes ocasiones muy perjudicial para el medio ambiente “El naranjo que ha muerto frente a la Biblioteca, víctima de la sal es un buen ejemplo”. Nuestro pueblo tiene que potenciar un turismo controlado y respetuoso con su medio ambiente. Simultáneamente conviene poner en marcha instrumentos de diversificación que eviten la exclusiva dependencia del sol y la playa. Sanlúcar debe de compaginar turismo con el respeto al medio natural y el patrimonio histórico artístico heredado de anteriores generaciones.

   Solo así podremos gritar: “Sanlúcar lo Damos todo”, a lo que yo añadiría “Sanlúcar se lo merece”.

 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.