Volviendo ala isla. Artículo trampa

Gallardoski

Juan Antonio Gallardo «Gallardoski».-Pensaba hacer un poco de trampa esta mañana. Tirar, como los artistas, de trucos de repertorio o, como los poetas y rapsodas “certameneros”, que van de una romería lírica a otra por los pueblos de España, cambiando el nombre de la virgen a la que se le canta en cada
comarca. Un soneto por la del Pilar, una endecha para la del Carmen. Unas soleares flamencas para la del Rocío. Y así.
Pensaba, que echándole un vistazo general a la prensa y fiándolo todo a mi verborrea, podría ir llenando los espacios en blanco del melancólico formulario del artículo.
Bastaría con aludir al ceporro del Partido Popular que la cagó tres veces, tres, como los golpes de sangre en los romances lorquianos y a partir de ese hilo, las palabras brotarían como cuando se abre el grifo y se está al día del pago de los recibos de agua.
Podría también hablar de la melancolía con la que un operario de la empresa que corta el agua a los pobres vuelve a casa tras hacerle la putada del corte a unos paisanos. Y de ahí pasaríamos directamente a las servidumbres de la vida laboral y a la libertad del ser humano como un bien supremo que nadie debería poner en cuestión. Me pondría estupendo, vamos.
También podría decir que la pírrica victoria del gobierno en la votación en el congreso de los diputados este pasado jueves. Obsérvese un detalle: si escribo: en la votación en el congreso de los diputados este pasado jueves, estoy hablando/ escribiendo ya como uno de esos plumíferos tertulianos que se pasan los días de una cadena de televisión a otra, mariposeando opiniones.
Uno sabe ya, antes de que abra la bocaza, qué va a decir el gafotas, qué otra parida defenderá el de los tatuajes, y cómo fingirá un gran enfado la de las mechas, cuando en realidad a todos se les da un higo las movidas que cada día cuentan y lo que, como al hombre que por motivos laborales tiene que cortarle el agua corriente a un paisano le sucede son su nómina, lo que les interesa de verdad a toda esta banda de churretosos son los ceros a la derecha de su minuta por soltar sandeces e impartir doctrina de un plató a otro.
Podríamos decir, volviendo al infeliz del Partido Popular, que vaya futuro le espera al pobre. La que le tienen que estar dando en el pueblo. Aunque mira la Ayuso, quién iba a decirlo cuando la veíamos entornar los ojos como poseída por un demonio de la FAES en los programas de la Tuerca.
Que ganar así una votación es una porquería de victoria. Un truco- como este artículo- un “la cagaste, chaval” como cuando los chiquillos se aprovechan del pazguato, que en el partido de fútbol ha usado la mano para parar un balón en el último minuto, provocando un penalti fatal.
Podríamos decir, que sabiendo cómo las gasta el de UPN con su jeta de malo de serie “B” iba yo a fiarme del sentido de su voto. Del otro de UPN no digo nada, porque no lo conozco y es la primera vez que lo veo. Pero del famosillo, anda hombre…eso lo veía venir hasta el pobre Garzón con su jeta de buena persona que sabe que cada vez que hable va a subir el pan.
Porque el mundo es injusto y más mentiroso que un creador de argumentarios políticos.

Volviendo a la isla

Juan Antonio Gallardo "Gallardoski".- Me asomo y echo de menos la primavera, y todavía anda uno barajando esta melancolía sin Leer Más

Volviendo a la isla. Qué bonita fue la primavera

Juan Antonio Gallardo "Gallardoski".- Cuando lo del confinamiento, ¿os acordáis? Se produjo un fenómeno muy curioso; una suerte de esperanza Leer Más

Volviendo a la isla. Imagine

Juan Antonio Gallardo "Gallardoski".- Lennon, confesó alguna vez que cuando chico pensaba: “O estoy loco o soy un genio”.Si las Leer Más

Volviendo a la isla. Fechorías y payasadas

Juan Antonio Gallardo "Gallardoski".- Yo me quería comprar una máquina de escribir electrónica. Fíjate tú qué anhelos. Eso de no Leer Más

Comparte nuestro contenido