Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Carta a sus Majestades los Reyes Magos de Sanlúcar.
 
 
 
 
   
 
Carta a sus Majestades los Reyes Magos de Sanlúcar. PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
04 de Enero de 2010

Imagen activaQueridos Reyes vuestro mayor regalo es la libertad de expresión que nos brinda Sanlúcardigital.

José Luis Zarazaga.-Queridos Reyes Magos: (así empezaba este otrora humilde desarticulista la carta más importante que se podía redactar en el año). Por suerte, o por desgracia los Reyes magos se comportan  siempre como nuestros políticos locales, “nunca nos traen lo que hemos  solicitado con una tremenda ilusión” ¿Hay pillines, no esperabais mi carta? Ya sé que os he dejado estos días  un poco en el olvido. Lo siento, ha sido simplemente por el atracón de pestiños y de jamón. Me he olvidado de vosotros, no porque me haya cansado o haya disfrutado de unas cortas navidades, sino simplemente es que como soy ateo, no puedo creer en los Reyes Magos. Perdón, es una broma, uno aún tiene un granito de fantasía y aún le queda la chispa de creer en la inocencia y la bondad de nuestros Reyes Magos, eso si los de Sanlúcar, que tal como está la cosa habría que protegerlos bajo una denominación de origen. 

¿Qué por qué  os digo todo  esto? Porque como no sois unos reyes al uso, sino más bien unos magos, igual con vuestra magia podéis conseguir lo que os propongo: algo que no necesita euros, simplemente me tenéis que contar el secreto para borrar de mi memoria todo lo que no me interesa recordar. “Un antiguo Rey Mago, que no majo dijo en declaraciones recientes que no recordaba que hubiera habido facturas pendientes de investigación”, eso sí que es magia, o que el  Partido Socialista  lanza cortinas de humo para ocultar el paro y el despilfarro que ellos sí que cometen. Anda mira por donde vamos a dar con el que se conoce como el Cuarto Rey: “El Rey Mago Marco”, aunque a mí me parece que su olvido es fruto, más bien de los atracones de marisco que se pegaba,  más que de su condición de Alteza Real.  

Como no quiero entrar en polémica, solamente quiero decirle a estos nuestros Reyes Magos particulares, que habéis saltado a la palestra por casualidad, y que por lo tanto, este año no pienso molestarme en concederos ni siquiera carbón, que con la crisis y el frio que hace, mejor ahorrar un poco.   Os pediré y espero que no sea fruto de mi ignorancia, que como Reyes Magos que sois, que no os encumbréis, os diré que a título particular no sois nadie, os pido que seáis el  instrumento destinado a mejorar nuestra localidad, os solicito humildemente que ayudéis a los demás, que comprendáis que la política es algo etéreo, pero que se resume en servir a los que os hemos  dado los votos para llegar a donde estáis ahora.   

Os solicito, que la soberbia que a veces preside las actuaciones del resto de los mortales, no haga mella en vosotros, porque algunos políticos locales al verse aupados, por su malas actuaciones han acabado defenestrados, recordad que hubo un político anterior que se creyó Gaspar y el único parecido con el Rey rubio era el nombre, eso sí, la defenestración le ha llegado por méritos propios.  Volviendo a mis peticiones, os pediría que antes de salir en Telesanlúcar, que os acordéis de visitar al logopeda, ya que a veces no hay forma de entenderos. Quiero pediros que os olvidéis de la prepotencia, que miréis a los que vivimos en este pueblo y que os acordéis de una palabra “sacrificio”    ¿Por qué ya no oímos esa palabra?

Parece que se ha borrado del discurso dialéctico de nuestros políticos locales. Me suena muy lejana. Me recuerda a mayo de 2007 y tengo la impresión que volveremos a oírla en mayo de 2011. Os pido señores magos, que aprendáis a  claudicar y perdáis vuestra soberbia en favor de los ciudadanos.    Para que veáis que muy en el fondo os aprecio, no solicitaré vuestra magia, ya que no realeza. El Rey, aunque este en su palacio tiene que saber, que no basta con tener una idea política, que no os conforméis con ser un elegido entre ellos, “ahora lo votamos y ahí está”
   

No, queridos Reyes Magos, a un político no lo deben de poner sus amigos, aquellos que van a beneficiarse de sus decisiones. Si ocurre esto, el "pobre", es un prisionero de los que le auparon, muchas veces se encontrará solo y  al final acabará  como un juguete roto, Queridos Reyes magos os pediría para finalizar que les traigáis experiencia del mundo en que se mueven y talante, talante para saber distinguir entre los oportunistas y lo que es oportuno.   

 Para finalizar y como deseo fundamental os pediría que trajerais un poco de sentido común a algunos y otro poco de respeto a la Democracia a otros. Quisiera que si alguien expresa al igual que este humilde desarticulista su opinión, no se le intente hacer callar, ni se le acuse de todos los males y mucho menos que se le intente privar de un derecho constitucional, como es el de opinión, exigiéndole que para hablar de política lo haga en un partido político o presentándose a las elecciones.     

Queridos Reyes vuestro mayor regalo es la libertad de expresión que nos brinda Sanlúcardigital.

     Muchos besos, agradables "ancianos" que cada seis de enero presidís nuestras ilusiones. Me despido hasta el año próximo porque vuestro trabajo comienza de nuevo el día siete, y  en verdad, no debe acabar nunca, por lo menos si vuestra función es la que yo os encomiendo: ser verdaderos magos  para nuestra localidad. Gracias por lo que podáis hacer por los sufridos ciudadanos de Sanlúcar.  

En fin, pediría tantas cosas, pero ya es tarde y voy a prepararos el Roscón, agua y una copita de anís, ¿no era así?..  “Que no Rey Marco, que no cuelas, que no hay bogavantes, que la vida está muy cara y con los temporales no me llega ni para galeras”.

 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.