Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
AMINATOU
 
 
 
 
   
 
AMINATOU PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
13 de Diciembre de 2009

Imagen activaCuando van pasando los años y se ve a la estúpida velocidad con la que se escapa la vida, uno querría llamar a voces a la Guardia Civil y exigirle que le parara los pies al tiempo y le quitara los puntos necesarios.

Jota Siroco.-Por eso, a mi, ante Aminatou Haidar me gustaría sentir admiración, pero desgraciadamente, y por más que intento que no sea así, sólo puedo sentir pena y compasión…por su vida, por las horas, por los días, por los años, las emociones, los sentimientos,… que no vivirá, por sus hijos, por esa tragedia que muchos no queremos y que a muchos otros les da igual.

Nunca me han gustado los líderes, nunca me han gustado los mártires, tampoco los césares necios, tampoco los leones del circo…sí me gustaría que no hubiera fronteras, ninguna, que uno pudiera ser del país que sintiera en su corazón, si es que los países fueran necesarios, que nadie tuviera que vivir bajo ninguna bandera, ni bajo ninguna bandería.

Me seduce de Haidar, como me sedujo de Gandhi, su aparente debilidad. Esa aparente fragilidad ante la que toda la fuerza es incapaz de mover ni un ápice su postura ¿qué puede hacer un tanque ante esa debilidad?,¿qué puede hacer un Rey todopoderoso ante esa debilidad?,¿qué puede hacer la ONU en pleno ante esa debilidad?, lo único que puede hacer es obligarla a alimentarse para que esa debilidad no exista, porque en sus ojos de hambre y de justicia está el reproche de los débiles ante los poderosos, ante los políticos de carrera dispuestos a salvar como sea el culo de sus urnas, ante esos magnates de la alta diplomacia, que sudan y tartamudean frente a la testadurez de mujer tan, aparentemente, frágil como Aminatou.

Yo te pido, Haidar, que no consumes la tragedia, que sigas, ahora que has arrinconado a los que se creen dueños de tus sentimientos, tejiendo la red que terminará por dibujar los límites de tu patria, pero no te mueras, tus ojos negros, serenos, como la noche del sahara, tienen que llegar a ver alguna vez el día de la victoria. Ese día, todos, incluso los que no creemos en ninguna frontera, ni tampoco sabemos cantar, cantaremos contigo el himno de tu pequeño y querido país. En nombre de ese Alá, en el que no creo, te pido con todo respeto, que nada, ni nadie, te empuje hacia la muerte…ni siquiera tu.

 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.