Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Apuntes de Historia CCCXVIII
 
 
 
 
   
 
Apuntes de Historia CCCXVIII PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
10 de Febrero de 2019
Sanlúcar, la nave del Tiempo de la I Vuelta al Mundo (II)
Manuel Jesús Parodi Álvarez.-Como sabemos muy bien, la ciudad de Sanlúcar de Barrameda, enclave privilegiado en la desembocadura del viejo río Guadalquivir, sería el punto de partida, el puerto de partida, de la gran aventura de la Primera Vuelta al Mundo, el lugar desde el que se hizo a la mar la Expedición Magallanes-Elcano que entre los años 2019 y 2022 (esto es, ya) convocará a instituciones, entidades, cuerpo social y empresas de dentro y fuera de nuestras fronteras en la Conmemoración de aquella grandiosa aventura de la Humanidad.
Un gran momento de la Historia de nuestro planeta cuando un puñado de marinos (ni los trescientos de Leónidas) a bordo de tan solo cinco naves de la época se lanzaron decididamente a las olas del mar, afrontando derroteros ignotos (quizá…) desde nuestras playas un 20 de septiembre de 1519 para volver a la ribera sanluqueña siendo un grupo humano aún más mermado, con una sola embarcación, la nao Victoria, después de tres años de travesía el seis de septiembre de 1522 habiendo navegado en torno al Globo terráqueo enfilando siempre hacia Occidente, y habiendo además y de este modo, completado un giro copernicano, absoluto, total, al conocimiento sobre la superficie y las distancias del Orbe, a la cosmovisión humana sobre el planeta y, por añadidura, marcando un antes y un después en los ritmos de la Historia de la especie humana.
No exageramos si decimos que aquella gran aventura de la Humanidad que fuera la odisea de la Primera Vuelta al Mundo viene llamando desde hace varios años a las puertas de nuestra ciudad, a las puertas de Sanlúcar de Barrameda, una comunidad que se encuentra plenamente inmersa en la Conmemoración de esta gran hazaña de la Humanidad que fuera organizada y llevada a cabo por España a principios del ya muy lejano siglo XVI, hace ahora medio milenio nada más y nada menos, entre los años 1519 y 1522, especialmente dado que el papel desempeñado por la ciudad de Sanlúcar de Barrameda como punto desde el cual se hace a la mar la Expedición y donde se completa la Primera Vuelta al Mundo, como “alfa y omega” (expresión que desde que empleamos en su día ha venido ganando espacio, siendo empleada incluso por personas de muy distintas sensibilidades dentro y fuera de nuestra ciudad) de la Expedición es de todo punto indudable e innegable.
 
Y ello es así porque la entonces villa de Sanlúcar de Barrameda vería completarse, en sus playas, en sus atarazanas, en sus orillas, en sus calles, los preparativos de aquella Expedición a lo largo de las que imaginamos largas semanas del verano del año 1519, cuando los cinco barcos destinados a encarar una navegación tan increíble (y en buena medida sujeta al secreto), las naos Victoria, Trinidad, Santiago, Concepción y San Antonio, permanecerían nade menos que cuarenta días en nuestro puerto culminando su apresto y de esa forma haciendo de Sanlúcar el puerto de partida de la Expedición.
 
La entonces villa Ducal de Sanlúcar, señorío de la Casa de Medina Sidonia, vería asimismo cómo se hacían a la mar desde nuestras orillas el día 20 de septiembre de aquel lejano año de 1519 las 5 embarcaciones de la “Armada del Maluco” (las ya tantas veces mencionadas naos Santiago, San Antonio, Concepción, Trinidad y Victoria, la superviviente del gran Viaje circunnavegador) al mando del veterano navegante portugués -al servicio de la Corona de España- Hernando de Magallanes, buen conocedor de los mares del Lejano Oriente, poseedor de un más que notable conocimiento sobre aquellas islas y aguas.
 
La Sanlúcar de Barrameda que vería igualmente el regreso de la nao Victoria, comandada por el marino vasco Juan Sebastián de Elcano el 6 de septiembre de 1522 tras haber completado su Viaje en la ribera sanluqueña después de tres años de una singladura única en la Historia, sigue en buena medida bañándose a la orilla de nuestro río-mar, y aquella ciudad -entonces villa señorial- de hace ahora medio milenio se funde con la ciudad moderna, y nos permite viajar en el Tiempo hasta encontrarnos con las huellas de una época tan lejana gracias al Patrimonio Histórico sanluqueño, guardián y garante de nuestra Historia.     
           
De este modo, al caminar hoy día por el corazón del Barrio Alto, o por el entorno del que fuera el Arrabal de la Ribera (hoy núcleo del Barrio Bajo sanluqueño) allá por los siglos XV-XVI, entre la vieja Judería de la calle Baños y el entorno de la calle de San Jorge y la Chanca, el paseante puede dar un salto en el tiempo, puede navegar las aguas del tiempo y retrotraerse a la época del gran Viaje de Magallanes-Elcano, a caballo entre los últimos momentos de la Edad Media y los albores de un mundo enteramente nuevo, el de la Modernidad, y contemplar una significativa parte del paisaje de aquella época a través de los monumentos de Sanlúcar que conocieron los expedicionarios de la Primera Circunnavegación y que se conservan aún en la actualidad en nuestra ciudad.
           
En el Barrio Alto sanluqueño, así pues, monumentos como el Castillo de Santiago (que data de la segunda mitad del siglo XV), la parroquia de Nuestra Señora de La O (del siglo XIV), o el Palacio Ducal de Medina Sidonia (con estructuras que se remontan a la época islámica de la ciudad), además de la muralla medieval cristiana de la ciudad guzmana (también del siglo XIV), o la Puerta de Rota, o Las Covachas, son hitos de nuestro Patrimonio que llevan al paseante a la época de la Primera Vuelta al Mundo, pues son una verdadera máquina del tiempo a través de cuya contemplación podemos desplazarnos, podemos viajar a siglos atrás, desde el momento presente hasta aquel verano de 1519, por ejemplo, en que las naves de la Armada del Maluco zarparon desde Sanlúcar de Barrameda.
           
En la transición entre el actual Barrio Bajo y el Barrio Alto de la ciudad, una zona económicamente muy activa a finales de la Edad Media, verdadero corazón comercial de la ciudad, elementos como el pavimento musealizado in situ por el Ayuntamiento en la calle Trascuesta (que data de 1515) nos retrotraen igualmente a medio milenio atrás, nada menos.
           
Y en el Barrio Bajo sanluqueño, en lo que una vez fuera el Arrabal de la Ribera, el caminante puede surcar las olas del Tiempo gracias a elementos tan destacados de nuestra Historia como la iglesia de La Trinidad, el convento de Madre de Dios, el convento de Regina, o la iglesia de San Jorge, por citar algunos de los hitos monumentales que, en líneas generales (alguno de ellos presenta un aspecto distinto al que conocieron los expedicionarios de Magallanes y Elcano, al haber conocido reformas sustanciales en épocas históricas posteriores) pertenecen a la época en la que desde Sanlúcar se dio para siempre la Vuelta al Mundo.
 
Todos los trabajos de Manuel Jesús Parodi publicados en SD  VER
 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.