Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Apuntes de Historia CCCI
 
 
 
 
   
 
Apuntes de Historia CCCI PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
14 de Octubre de 2018
Trescientos
Manuel Jesús Parodi Álvarez...-Trescientos es, básicamente, un número… Trescientos son, casi, los días que tiene un año (algunos más en verdad), y trescientos eran los espartanos (“espartiatas” técnica y más propiamente hablando, guerreros naturalmente, pues una cosa conllevaba la otra, en esencia…) que acompañaron a su diarca Leónidas en el heroico (y trágico) trance del Paso de Las Termópilas, episodio de las Guerras Médicas que enfrentaron a persas -medos- y helenos -griegos de diverso origen- allá por el siglo VI a.C., inmortalizado no hace mucho en una homónima película (titulada precisamente “300”) en la que Historia, cine y cómic marchaban de la mano para reconstruir este sangriento capítulo de la Historia europea.
Trescientos, en el caso que nos ocupa en estos párrafos, son los artículos que hemos publicado hasta el momento (hasta la semana pasada, en realidad, pues éste de hoy es en realidad el artículo 301, el CCCI en número romanos, como solemos numerarlos cotidie) en esta serie de “Apuntes de Historia” dedicada a la socialización del conocimiento, a la divulgación de la Historia, a la difusión de los valores de nuestro Patrimonio Cultural entre el gran público.

Una serie que de forma ininterrumpida viene asomándose a las pantallas de los lectores desde hace más de cinco años gracias a este espacio web de “Sanlúcar Digital”, que de esta manera (y no sólo de ésta) viene contribuyendo a la divulgación histórica sobre Sanlúcar de Barrameda, por lo que en la parte que nos toca le estamos muy agradecidos.  

La Historia es vocación y empeño; su estudio, la investigación y la difusión de la Historia son para quien suscribe no sólo oficio o método, no sólo profesión, sino voluntad y vocación desde que recuerdo.
   
Este compromiso, este afán, lleva plasmándose en una línea de trabajo de divulgación histórica que de forma continuada viene desarrollándose desde febrero de 1996, cuando publicamos el que sería nuestro primer artículo histórico de carácter divulgativo, que apareció en un medio de prensa local (analógico, en papel, naturalmente) como decimos el primer sábado del mes de febrero del ya tan lejano año 1996, de lo que se cumplen ya 22 años y medio (casi la mitad de nuestra vida, dicho sea de paso).
   
Ya en nuestra ciudad, sería el año 2003 (tres lustros atrás) cuando daría comienzo esta tarea de divulgación histórica sobre (de/desde/para y por) Sanlúcar, en diferentes formatos (no sólo en prensa escrita queremos decir), tratando siempre de acercar la Historia y los valores del Patrimonio a cuantas personas quisieran (y quieran) ser partícipes (como receptores y como transmisores a su vez, por qué no…) de esta labor divulgativa.
   
En lo que se refiere a esta serie divulgativa, a estos “Apuntes de Historia”, su objetivo no es sino el de intentar generar interés, ayudar a fomentar la curiosidad, buscar un modo de dar cauce a las inquietudes de los lectores interesados en nuestra Historia y nuestro Patrimonio, recurriendo para ello a un formato ligero, que queremos creer además ágil, y que no busca sino tratar de fomentar la sensibilidad general respecto a nuestro Patrimonio Cultural, a nuestra Historia y, por ende, a los valores más positivos de nuestras señas de identidad comunes.
   
Para ello hemos hablado de numerosos temas a los que nos hemos aproximado siempre desde una perspectiva divulgativa, abarcando aspectos muy diversos de nuestro pasado, de nuestra Historia, de nuestra Bibliografía Histórica, de nuestra Historiografía, de nuestro Patrimonio Arqueológico, Monumental, Artístico, Inmaterial, Histórico en fin de cuentas, siempre con Sanlúcar de Barrameda como verdadero referente, como auténtico leit motiv de cuantos artículos (y han sido trescientos hasta el momento, como decimos) hemos dado semana tras semana a las páginas virtuales de este espacio digital para su difusión entre el gran público.   
   
A lo largo de estos años se han dado cita en estos párrafos historias de romanos, de árabes y vikingos, de reyes medievales y señores feudales, de monumentos, de palacios, castillos y templos, de libros, de yacimientos arqueológicos, de mitos y dioses de la Antigüedad, de navegaciones y descubrimientos, de comercio e intercambios económicos, de exploradores, descubridores y navegantes, de monstruos de piedra y de batallas reales, de estrategias del poder en épocas pasadas y del viejo río Guadalquivir, el Betis de los romanos, como verdadero eje articulador del territorio, la economía y la cultura de estas tierras.
   
Hemos paseado por las riberas del río cuando los marinos fenicios surcaban sus aguas, hemos cabalgado por el Guadalquivir a lomos de los drakares vikingos, hemos caminado bajo las alas de las águilas de Roma y hemos visto a los emires musulmanes levantar ribats al tiempo que se formaba el hisn del Barrio Alto de Sanlúcar,  embrión de la Sanlúcar medieval islámica, primero, que se vería ampliado por los Guzmanes cuando éstos se convirtieron en señores de la entonces Villa y construyeron una nueva cerca de murallas, hace cientos de años.
   
Hemos visto cómo la ciudad crecía descendiendo la ladera de la Barranca hasta la orilla del río-mar, con la vieja Judería y el nuevo Arrabal de la Ribera convergiendo a mediados-fines del siglo XV, con dos notables edificaciones religiosas como cabo de cada uno de estos espacios: en el Arrabal, la Trinidad, y en puertas de la Judería, Madre de Dios.
   
Hemos visto a bretones, britanos, italianos, gentes del Mediterráneo y del Norte afincarse en la localidad ya en época medieval cristiana, generar toponimia, construir monumentos, dar forma a una arteria comercial y un barrio aledaño a la misma, levantar iglesias y formar parte de la genética cultural, esencial, de una población cosmopolita, plural y volcada sobre el mar, sobre el océano, sobre el río y las navegaciones oceánicas.
   
Hemos visto a Sanlúcar de Barrameda ser el alfa y el omega de la I Vuelta al Mundo de la mano de Hernando de Magallanes, Juan Sebastián de Elcano, Carlos V y Antonio Pigafetta, y al almirante Colón partir de aquí y regresar a estas mismas aguas en dos de sus viajes, hemos hablado de la exclusividad de su manzanilla y sus bodegas (cabe recordar que las únicas bodegas de manzanilla del mundo están en Sanlúcar, como hemos señalado en más de una ocasión), y hemos paseado por la Sanlúcar decimonónica junto a los Infantes-Duques de Montpensier y su legado monumental e histórico que tanto enriqueciera a la ciudad desde mediados del Ochocientos.
   
Todo ello a lo largo de estos trescientos artículos, una secuencia que continuará tanto tiempo como los lectores así lo quieran, con futuros artículos en los que seguiremos tratando de dar cauce a esta voluntad de socialización del conocimiento y divulgación histórica que semana tras semana nos lleva, como decíamos, a las pantallas de los amantes de la Historia, a quienes queremos dejar constancia de nuestro agradecimiento por su interés y sus muestras de afecto, apoyo y confianza.
   

Todos los trabajos de Manuel Jesús Parodi publicados en SD  VER


   
 
 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.