Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Cartas de una sombra
 
 
 
 
 
Google
 
El tiempo en Sanlúcar 
El Tiempo en Sanlucar de Barrameda - Predicción a 7 días y condiciones actuales.

ELPAIS.com | Noticias de Lo más visto

Redacción 
Visítanos en: 
         
 
 
Cartas de una sombra PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
30 de Julio de 2018
Ser un Templario en el s. XXI
No son pocas las ocasiones que se me pregunta, ¿qué es un Templario, hoy en día?
Desde mi humilde perspectiva, y siempre que no encuentre  algún dato que me convenza de lo contrario, diré: “Un Templario en el siglo XXI es, Bencomo de Anaga, mi personaje de la Saga `El Templario y la Gitana´
Es cierto, que no deja de ser más que una inventiva literaria, pero aunque aún queda mucho por construir de este personaje es un reflejo de mi opinión, de mi visión y de mi creencia en lo que fue es y será un Templario.
Para mí un Templario es alguien inconformista, rebelde, empático, místico y un creyente en Dios, en cualquiera de sus manifestaciones. Un guerrero que en tiempos de paz es un tranquilo hombre de oficios, pero al ser llamado a las armas es el más aguerrido mercenario.

Me tacharán de muchas cosas por calificar a los Templarios como mercenarios, pero quizás se deba al mal y desvirtuado uso que hacemos de muchas palabras de nuestro rico vocabulario. Pero en la antigüedad se combatía por ideales, por fama, por fortuna y estatus, todo junto.
           
Podemos leer lo que queramos al respecto de los Templarios, de la Orden, y creer lo que nos venga en gana, pero si algo dejaron en claro los verdaderos templarios, aquellos que vivieron entre los años 1118 y 1307, fue que no vivieron para que nosotros hiciéramos galas de sus vidas, pues muchos de ellos, la mayoría, solo encontraron en la Orden una manera de satisfacer sus temores religiosos, otros sus ansias de luchar y la aventura, pero la mayoría lo hizo por defender sus posesiones frente a la rapiña de Señores, Iglesia, Reyes y Sarracenos.
           
El Templario es alguien, él o ella, que vive en una constante lucha tanto en su entorno, como interiormente. Alguien que sabe que la LUZ y la OSCURIDAD, son las dos caras de una misma vida. Hoy no vestimos cotas de mallas, hábito blanco o capa, que en el mejor de los casos nuestra espada es un mero elemento de decoración, como recuerdo de nuestro código de Honor como Caballeros. Que vivimos en diferentes estratos sociales, como antaño.
           
Pero por vivencias propias sabemos que nuestro concepto de la Iglesia varía bastante del implantado al resto de la sociedad, siempre desde una perspectiva respetuosa.
           
Y que como lo que somos, personas, tenemos nuestras devociones, nuestros martirios, nuestros miedos, nuestros vicios, pero sobre todo, creemos en el ser humano como INDIVIDUO, en este camino dual de la Luz y la Oscuridad, el Bien y el Mal, la Vida y la Muerte, ect.
¡Honor y Gloria!!, nunca para nosotros, Señor, sino para tu Nombre…
 
 

José Antonio Córdoba Fernández

Investigador-Columnista-Escritor

 
 
 
Farmacias de guardia
 
Horario de misas
Actualizado Enero 2018
 
El baluarte digital
"Ellos, su camarilla, allegados, palmeros, mamporreros, inútiles, conservar las prebendas del poder, sin la responsabilidad que de ella emana"
Lo volvieron a hacer. “Por la estabilidad de Andalucía”. Tamaña farsa, solo equivalente al “de entrada no” de Felipe González, nos vuelve a dar de bruces con la realidad de una franquicia, empeñada en que Andalucía, los andaluces, en definitivamente, sigamos en los vagones de cola de la prosperidad y en los de cabeza de la pobreza, el paro y las inmundicias políticas.
 
Viva mi dueño
"Quizás sería deseable que algún día promulguen una ley para facilitar a todos aquellos que, harto de los políticos, jerarcas, purpurados y empresarios, y sobre todo, asqueado de sus conciudadanos, quieran dejar de serlo"
El viejo del Asilo*.-Este ha sido siempre, y lo sigue y seguirá siendo, un país ruin, de gente mal pensada, bravucona y sobre todo, dada a la diligente genuflexión ante el poderoso, sea un jefe, un político o un simple adlátere del amo de turno, una tierra de siervos en busca de una mano que, por un puñado de calderilla o una loa, le acaricie el lomo o le llene de mendrugos el estómago agradecido.
Últimos entradas más leidas
 Sanlúcar  Media
Sanlúcar Digital  ISSN 1989-1962
 
 
     
© 2018 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.