Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Cartas de una sombra
 
 
 
 
 
Google
 
El tiempo en Sanlúcar 
El Tiempo en Sanlucar de Barrameda - Predicción a 7 días y condiciones actuales.

ELPAIS.com | Noticias de Lo más visto

Redacción 
Visítanos en: 
         
 
 
Cartas de una sombra PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
10 de Junio de 2018
La poesía de mi vida
José Antonio Córdoba.-Caen sobre la cuartilla amarillenta de mi tiempo, letras imprecisas, quizás pensamientos distraídos en este mar tormentoso que es el vivir día a día.
Piensan de mí, pues que piensen lo que bien les venga en gana, que el pensamiento como la luz del sol, debería de ser libre y gratuito, pero es cual jilguero enjaulado, alimentado con prejuicios, condicionado a ver medias verdades, y a veces, falsedades totales. Más sé por lo que escribo, versos mal sonantes, de rítmicas tan imprecisas como mí pensar, que solo sirven para verte tan precisa, tan acompasada como el tic-tac de ese maravilloso reloj de la Naturaleza que en ti tiene su claro cristal y manecillas de oro en tu vientre.

Quise encontrar sentido a una vida que se me escapa como el agua que se retiene entre las manos, a veces gotas lentas, otras, las más, en un rápido gotear.
Te escribo como quien trata de retener entre sus dedos el vivo aletear de una mariposa de bellos coloridos. Cada gesto un impulso que busca entre los pliegues de un papel arrugado, la sonrisa de tus labios. En cada trazo curvo de mi escritura, un viaje improvisado por los poros de tu piel.
 
Escribo sobre lo que desconozco, sobre las estrellas; sobre la mar; sobre el navegar; sobre amores de versos inconclusos; sobre la Luna; sobre la rosa; sobre ti. Pero que más bella aventura que descubrirme escribiéndote sin conocerte, sin tenerte, y sin embargo, tengo tanto que decirte, tanto que escribirte.
 
Pero el alba se aprecia por el  horizonte del Oeste. Y me llevan hasta el acantilado, húmedas rocas salpicadas de frondosas manchas de vegetación, que como yo, despiertan poco a poco al espectáculo que allí se representará.
 
Actores, militarmente uniformados. Por tablas, el empedrado suelo de aquel acantilado. Por telón de fondo, el anaranjado amanecer entre claros celestes salpicados de tímidas nubes de blanco algodón. Silencio, quizás hiera más que las balas que se me suponen expiarán mi pecado. ¿Cuál?, ¡vivir!, dicen que es el mayor de los pecados. Aunque sin mucho interés, en mi juicio alegato mi inocencia, “que no pedí vivir, pero que aún así me insuflaron vida”. De poco valió, cual insulso alegato, ante aquellos jueces que de sabios se tienen en la vida de los demás.
 
Media vida he consumido en llegar al precipicio de este acantilado, lenta justicia la de estos mortales sabios y codiciosos de lo ajeno. Voces a unos metros, griterío de los que me arrebatarán el último hilo de vida. ¿Pero qué mortal puede ser digno de juzgar tu vida y sentenciar que te sea arrebatada? Pues quien te la dio, o uno, que para eso es suya, y aunque no la pidió se la encontró, juzgue oportuno que hacer con ella.
 
Alzo la vista del oleaje a mis pies, ¡cuánta belleza rompiéndose constantemente! En lo alto las nubes viajan a la velocidad de un tiempo sin fin. Me giro, ante mí no hay gentes armadas, cañones que me apunten, más si me apuntan las gentes de este mundo, con sus municiones letales. Cargan sus viperinas lenguas, sus ojos de indiferencia preparan. Otros ríen, al ver en mi rostro lo sobrio de la situación. Pero cuando todo está a punto, mi rostro se ilumina, en mis labios siempre serios, una mueca va tomando forma para acabar dibujando una bella sonrisa en estos labios cansados.

Un paso, el vacio, ¿lo demás?, bueno lo demás para los que crean que viven…

 
 
 
Farmacias de guardia
 
Horario de misas
Actualizado Enero 2018
 
El baluarte digital
"Ellos, su camarilla, allegados, palmeros, mamporreros, inútiles, conservar las prebendas del poder, sin la responsabilidad que de ella emana"
Lo volvieron a hacer. “Por la estabilidad de Andalucía”. Tamaña farsa, solo equivalente al “de entrada no” de Felipe González, nos vuelve a dar de bruces con la realidad de una franquicia, empeñada en que Andalucía, los andaluces, en definitivamente, sigamos en los vagones de cola de la prosperidad y en los de cabeza de la pobreza, el paro y las inmundicias políticas.
 
Viva mi dueño
"Quizás sería deseable que algún día promulguen una ley para facilitar a todos aquellos que, harto de los políticos, jerarcas, purpurados y empresarios, y sobre todo, asqueado de sus conciudadanos, quieran dejar de serlo"
El viejo del Asilo*.-Este ha sido siempre, y lo sigue y seguirá siendo, un país ruin, de gente mal pensada, bravucona y sobre todo, dada a la diligente genuflexión ante el poderoso, sea un jefe, un político o un simple adlátere del amo de turno, una tierra de siervos en busca de una mano que, por un puñado de calderilla o una loa, le acaricie el lomo o le llene de mendrugos el estómago agradecido.
Últimos entradas más leidas
 Sanlúcar  Media
Sanlúcar Digital  ISSN 1989-1962
 
 
     
© 2018 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.