Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Más cerca del engaño que de la propia verdad
 
 
 
 
   
 
Más cerca del engaño que de la propia verdad PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
24 de Mayo de 2014
Cambio Climático y realidad
“El que deliberadamente no dice toda la verdad, está más cerca del engaño que de la propia verdad”.-Conceptos:Aceleración: Variación de la velocidad.Cambio climático; Variación en el clima del planeta. Se denomina científicamente cambio climático a la variación global del clima de la Tierra
Glaciación:Formación de grandes extensiones de hielo que cubren la mayor parte de los continentes y los océanos durante ciertos períodos geológicos, también constituye una etapa climática que atraviesa la Tierra periódicamente, en la que la temperatura media del planeta desciende notablemente y los hielos polares se extienden hacia latitudes más ecuatoriales
Como la Tierra tiene grandes zonas heladas en el Ártico y la Antártida, nos encontramos en un mínimo glacial. Estos periodos se denominan "interglaciares". El interglaciar actual recibe el nombre de Holoceno[12][]

Ha habido al menos cuatro grandes edades glaciales en el pasado. Aparte de estos periodos, parece que la Tierra siempre ha estado libre de hielo incluso en sus latitudes más altas. Por cada glaciacion al menos un cambio climático.
Los cambios debidos a la variación orbital de la Tierra sugieren que la próxima glaciación empezará de aquí a cincuenta mil años, pese al calentamiento global provocado por el ser humano.[16] Aun así, los cambios provocados por los gases de efecto invernadero deberán compensar la variación orbital si se continúan usando combustibles fósiles.
 
Es decir los cambios climáticos son inherentes con la historia de la tierra, se van a producir sistemáticamente, con o sin la intervención de la mano del hombre, pero este si va a producir variación en la velocidad de dicho cambio, por lo que se debe de hablar de “aceleración en el cambio climático” y no sucintamente de “cambio climático”
 
La tierra, el planeta, es un gran ecosistema, que se programa solo, se adapta a los cambios que se producen, incluidos los efectos de los gases invernaderos, y esto es así, porque a diferencia del hombre, no tiene cerebro y si instinto; el de la supervivencia. Después de la última glaciación, se produjo un efecto invernadero, en el que no había seres vivos. Este efecto invernadero, produjo un calentamiento de la superficie terrestre, fría, casi congelada. Los preorganismos, utilizaron el CO2, como elemento a partir del cual producir energía y materia, expulsando como residuo de dicho metabolismo, precursor de la fotosíntesis, oxigeno, que expulsaba a la atmosfera, A partir de ahí, se desarrollaron seres que utilizaban el O2 como oxidante en sus reacciones de oxidación, en el proceso de respiración. Es decir, el efecto invernadero fue esencial para el desarrollo de la vida en el planeta tierra.
 
Gea, el planeta tierra, es capaz, como hemos dicho de contrarrestar los efectos nocivos que se producen en su interior, incluso el efecto invernadero… y hasta una copita de vino todos los días. Pero cuando se sobrepasa la velocidad de adaptación a estos cambios, y no puede contrarrestarlo, el exceso se paga, y afecta libremente a mecanismos básicos en su funcionamiento, como la banda transportadora atlántica (existen otras), que en caso de que no funcione, produciría un shock térmico, en el norte, por no poder subir la temperatura, y un calentamiento excesivo en las zonas subtropicales, que no recibiría agua fría del norte. Además de no transportar materia orgánica de un punto a otro.
 
Es cierto que todas las especies, interacciona con el medio que las rodea, modificándolo y adaptándolo. Pero la especie Homo, con su inteligencia, ha sobrepasado  interaccionalmente sus límites, hasta determinar cuáles son las interacciones que más le favorecen, unidireccionalmente, y sin permitir adaptaciones del medio, por la velocidad con que se producen.
Luego todo se reduce a una cuestión de velocidad, aceleración. El cambio climático es normal y previsible, y también irremediable. El efecto invernadero ha sido y es (permite que la tierra esté caliente), positivo para el planeta.
 
El planeta, no está enfermo, sigue trabajando correctamente, en la medida de sus posibilidades. El hombre acelerando los cambios, está produciendo un adelanto en la llegada de la próxima glaciación, y su corolario, es que se está comiendo a sus hijos, ya que está utilizando el futuro de ellos, para un desarrollo egoísta en el presente. Todo  le parece poco…
 
Me decía, hace años, un técnico de la Organización  Mundial para le Salud (OMS), que si se tuvieran en cuenta las indicaciones de los científicos, como los ecólogos (no confundir con ecologistas), anualmente se evitarían el 90 % de los enfermos tratados por médicos, y la mayor parte de los desastres naturales, ligados a la meteorología.
 
Los ecólogos, son técnicos o científicos especialistas en ecología, una ciencia multidisciplinar, en las que se tienen en cuenta desde la biología hasta la economía, siempre en su conjunto. Cuando una de estas disciplinas actúa individualmente, o se tienen solo en cuenta, se produce un desequilibrio, que afecta al conjunto, y por tanto al planeta. Véase las consecuencias del desarrollismo y la economía.
La ignorancia es muy atrevida, osada diría yo. Los políticos, incultos en su mayoría en esta materia, y sin ánimos de cambiar, se dejan llevar por actuaciones estelares, que deslumbran a los ciudadanos, pero también al planeta. No buscan lo mejor para el ciudadano.
 
Un ecólogo no cuestiona las combustiones que produce el hombre, ya que estas son, genéricamente, habituales en los procesos vitales. Si indica, cuáles han de ser los mecanismos correctores y las previsiones. Tampoco cuestiona la utilización de los combustibles fósiles. Pero si dice que es mejor tener un coche que tres. Y que existen, técnicamente, medidas para contrarrestarlas y hacerlas asequibles para su procesamiento por el planeta, utilizando técnicas como las energías renovables. No es fundamentalismo. Es ciencia y técnica; conocimientos y cultura; información y comunicación; civismo y raciocinio. El hombre es egoísta e insolidario con las otras especies, pero también con los suyos, con sus hijos.
 
Hoy se cumplen diez años del fallecimiento de Ramón Margalef, ilustre ecólogo y naturalista, que destacó por sus investigaciones en el campo de la oceanografía, la limnología y la teoría ecológica, así como por su labor docente y la divulgación de la ecología.
Además de sus valiosas aportaciones científicas a la ecología, destacó por su labor docente y su esfuerzo en divulgar esta ciencia.
Fue pionero en los estudios de ecología marina en España y el primer catedrático de Ecología del país. Sus aportaciones más significativas han sido la incorporación de la teoría de la información y la creación de modelos matemáticos en los estudios ecológicos.
Entre sus trabajos, destacan la aplicación de la Teoría de la Información a los estudios ecológicos, y la creación de modelos matemáticos para el estudio de las poblaciones.
Maestro Liendres
 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.