Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
¡Que quemen los libros!
 
 
 
 
   
 
¡Que quemen los libros! PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
06 de Julio de 2013
¡Que quemen los libros! han cortado la luz en la biblioteca municipal de sanlúcar
Luis Enrique Ibáñez.-¿Para qué leer, para qué estudiar? ¡A bailar, a bailar, a bailar, alegres sevillanas, a bailar, vamos todos a bailar!.-La Biblioteca Municipal "Rafael de Pablos" está, otra vez, sin luz. La compañía eléctrica, tan humana ella, ha cortado el suministro por impago. Supongo que estos señores habrán hablado con el equipo de gobierno del ayuntamiento de nuestra ciudad, y entonces los miembros de este equipo, tan preocupados ellos por la Cultura, por la Educación, habrán dicho, "a ver... dónde les decimos que corten, a ver, a ver... ¡ya está en la Biblioteca! Total, si ahí no se realiza ninguna actividad productiva, mientras que nosotros, en nuestras extraordinarias dependencias, producimos, aunque no sepamos explicar qué, algo asombroso cada segundo que pasa.

Alguien puede estar pensando que estamos haciendo demagogia. Lo que es zafio y populista, es inaugurar la feria de la mano de Los del Río y bailando sevillanas la alcaldesa, tan linda ella, con un caballo, ante la mirada complaciente de los súbditos, a los cuales se les regala, qué magnánimos nuestros políticos, un ratito para que disfruten embobados, y así puedan dejar de pensar en el paro, en los exámenes, en la carta del juzgado... en el futuro, ¡qué coño, a bailar todos!
 
La Biblioteca "Rafael de Pablos" ha sido siempre un lugar, algo pequeño, pero extrarodinariamente acogedor. Esta biblioteca ha sido una "segunda casa" para muchísimos estudiantes de nuestro pueblo que no tenían en la suya las mínimas condiciones para el estudio, para la lectura, para la búsqueda de información. 

Estudiantes de los institutos, opositores, amantes de los libros, padres con hijos pequeños... parecían vivir allí todas las tardes. Ahora la biblioteca es un lugar desolado,  la tristeza y la derrota se pueden tocar con las manos, mientras los dignos trabajadores de ese edificio de todos soportan como pueden la oscuridad, la oscuridad de un tiempo demasiado hostil.

Una biblioteca no es un lujo. Es un bien social prioritario. Y más en tiempos de crisis, o de estafa, como ustedes gusten.

Hace unas semanas se realizó la campaña "Por la mejora de las bibliotecas de Sanlúcar". Se obtuvieron cientos de firmas que apoyaban las demandas de un buen funcionamiento de los ordenadores, del aire acondicionado, inversión en libros, etc. Incluso se mantuvo una reunión con el Delegado de Cultura, el cual pareció dispuesto a intentar solventar las deficiencias que se denunciaban en aquel texto, y de forma casi inmediata.

El resultado de aquellas acciones ya lo tenemos, y muy clarito. No solo no se ha arreglado nada, sino que ya no hay ni luz. Muchas gracias, señor Delegado de Cultura

¿Cuáles son las prioridades de nuestros representantes? ¿Qué piensan realmente del acceso a la cultura, a la educación, para todos? ¿Creen de verdad que todas las personas deben tener las mismas oportunidades? ¿Qué piensan de esos estudiantes que no tienen condiciones en sus hogares -si todavía los conservan- para  estudiar, para prepararse, para luchar ahí fuera, en esta selva social? Nuestros dirigentes parecen validar, sin temblar, la vieja máxima del  "tanto tienes, tanto vales". 

Por ahí arriba, un tal Wert les va a quitar las becas, después de subirles las tasas, y por aquí abajo les quitáis lo que para muchos era su único refugio cultural. Desde luego se lo estamos poniendo bien jodido. No sé cómo no terminan de estallar.
“¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: 'amor, amor', y que debían los pueblos pedir como piden” todo lo demás”…
“…Cultura porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.”
Las anteriores palabras de Federico García Lorca (precisamente pronunciadas en la inauguración de la biblioteca de Fuentevaqueros) deberían resonar sin pausa, de noche, en las oscuras conciencias de todos los dirigentes que están traicionando la Educación, vendiendo la Cultura.
Los ciudadanos de Sanlúcar deben decidir qué imagen prefieren, si la de la alcaldesa inaugurando la feria bailando con un precioso caballo, o la de sus hijos estudiando en la biblioteca pública.
Algunos estarán pensando que una cosa no quita la otra. Bien, podría ser. Pero lo que es cierto es que ahora tenemos la una, y nos han robado la otra.

¿Qué hacemos?
 
Luis Enrique Ibáñez     http://dueloliterae.blogspot.com.es/
 
 
 
   
 
     
© 2019 Portal Sanlucardigital.es
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.